Entrevista Bene Tuki y Ana María Arredondo

Hoy toca descubriendo viajeros Isla de Pascua. Esta entrevista es un tanto especial. Está hecha a una pareja que vive en la Isla de Pascua. Estos son Bene Tuki, un famoso escultor rapanui que tiene obras suyas por todo el mundo, y Ana María Arredondo, historiadora chilena, centrada en la historia y cultura rapanui.

Vamos con ellos.

Descubriendo viajeros Isla de Pascua

Bene Tuki y Ana María Arredondo

Descubriendo viajeros Isla de Pascua
En la presentación de uno de sus libros

Cuéntennos un poco sobre la historia de la Isla de Pascua.

¿Cuándo llegaron los primeros pobladores?

Ana María- Hay muchas ideas diferentes con respecto a quién habría llegado primero. No te podría decir quién llegó, nadie lo sabe.

Primero está la data arqueológica y también está la tradición oral existente que tampoco está con cronología.  Hoy día se está cuestionando que la data radiocarbónica tenga una relación con la información oral con respecto a quiénes habrían sido los primeros en llegar. Existen datos de unos 300 años atrás, pero lo anterior no se sabe, se perdió la información. ¿Dónde está? Hay muchas cosas que son como un rompecabezas en la historia de la isla, y por eso, se habla un poco del misterio de la isla, y hay montón de cosas que no se van a saber, hay muchas piezas que faltan del rompecabezas.

Si tu preguntas a alguien de la isla, te va a decir que Hotu Matu’a fue el primero en llegar, aunque no tenemos la certeza de que no hubiese venido alguien antes. Y… ¿en qué siglo? tampoco tenemos la certeza, sí que tenemos una cronología de reyes, que más o menos te da una proyección de 400 años.

Entonces, desde mi perspectiva de historiadora a mi no me gusta especular, basémonos en la tradición oral: “dos grandes canoas vienen de la Polinesia y llegan a  habitar  esta tierra. Por diversas razones dejan sus tierras ancestrales y llegan hasta aquí”. Aquí es donde comienza la historia narrada oralmente.

¿Estuvieron aislados durante siglos hasta que alguien llegó aquí?

Ana – Los polinesios son grandes navegantes, por lo que siempre existió el sentido del afuera. En los primeros años, debieron haber hecho grandes viajes, posiblemente llegaron a Sudamérica. Si te fijas, hay muchas similitudes. De hecho, por dar un ejemplo, la papa dulce es originaria americana, y tú la ves como parte de la dieta alimenticia en todo el Pacífico.

Por lo tanto, navegaron, navegaron mucho, hasta que no tuvieron más recurso de
madera y ahí si que quedaron aislados, pero siempre con la narración del afuera. Nunca pensaron que fueran los únicos en el mundo.

El vivir en una isla te hace tener el sentido del espacio mucho más grande, siempre tú estás pensando en el afuera, porque justamente estás aislado y curiosamente la mirada del occidente, del continente es diferente. Empiezas a desear poder navegar hacia fuera, recorrer, conocer.

Bene – hay algo interesante en esa pregunta, lo que pasa que yo lo viví cuando era chico. Para mí, yo miraba para fuera y yo decía, este es el único mundo que existe, y era ese mi pensamiento cuando yo era un niño. Que no había nada más afuera, era esto, esto es el mundo. No pensaba que hubiese otro lugar. Luego ya llegué al colegio y me habló de otras culturas, lugares…

¿Qué os transmite la Isla? ¿qué es la isla para un rapanui?

Bene – para mi la isla es el mundo más rico que yo he encontrado en mi vida. Y yo he viajado muchísimo, pero me quedo con este mundo. Mi cultura… todo lo que me ha dado la isla, ha sido el único mundo de mi vida. Si me dices mira oye, vente a vivir a España, y para el resto de mi vida no me iría. Yo me muero si me voy.

Ana – es cómo el sentido del barrio o del pueblo donde tu has nacido, pero esto en un territorio reducido. Esta isla, al ser pequeña tiene una raíz profunda a tu nacimiento, infancia, las personas…

¿Cómo se vive la religiosidad aquí? ¿sigue habiendo algún sitio sagrado?

Bene – no. Antes si que existían los clanes, que cada uno tenía su territorio y no podías pasar a otro territorio.

Ana – quizás hoy día no existen lugares sagrados, porque se ha perdido el sentido de la religiosidad. Pero todavía existen algunas cosas, por ejemplo Bene te decía sobre los clanes, y esos tenían sus espíritus protectores y, si bien llevamos 200 años de evangelización cristiana. Hasta hace 30 se puede decir que eran todos cristianos, después de eso, llegaron nuevas religiones, y la población se disgregó religiosamente. Y queda eso del pasado, los espíritus protectores del pasado, aunque ya la gente no vive en los sectores ancestrales, todo es parque…

Existe gente profundamente evangélica aún, pero desde hace 30 años se han ido disgregando. Eso te prueba que no eran verdaderamente católicos, porque… 150 años de evangelización no es nada. Más pensando que los misioneros católicos llegaron, evangelizaron a la gente y se fueron. Y la isla estuvo prácticamente 100 años sin religiosos. Hasta el año 36 recién, que llegó un sacerdote, y de ahí empieza la iglesia más sistemáticamente, a tener una parroquia, un parroco… Por lo tanto se mantienen durante 100 años, las creencias ancestrales, conjuntamente con una iglesia construida y una persona que hacía de catequista. Nada más. Entonces yo creo que la identidad que les hace de alguna manera diferente es la creencia de alguna manera de estos espíritus que hasta el día de hoy están presentes.

Es como lo sagrado, sin tener territorio. todo el mundo cree que hay espíritus y que se manifiestan en toda la isla, en todo momento y en todo lugar.

Cuéntanos un poco de historia contemporánea: sobre las enfermedades que llegaron del continente, y la época de aislamiento.

Ana – Suena como muy fuerte pero el s. XIX significó: barcos esclavistas de Perú, (2.000 personas), en el s. XVIII llegaron los europeos y trajeron todas las pestes y enfermedades a un lugar en el que había vivido aislado durante mucho tiempo. Por lo tanto, hizo estragos en la población. De unas 6.000 personas en el principio del siglo XIX, se fue diezmando por las enfermedades, los esclavistas… y los misioneros deciden sacar toda la población de la isla que encontraban desvalidos. Y justo llega un francés a explotar la isla, pescan a 200 personas y se las llevan a otras islas del Pacífico, y allí les dan tierras. En la isla quedan sólo 111 habitantes. Entonces estos son la base de la cultura rapanui de hoy día.

¿Cómo afectó esto a la cultura rapanui?

Ana – se perdió cosas que nunca vamos a saber, por eso yo te digo, es como seguir discutiendo el tema de como se movían los moais, a mi hoy día es como ya… que importa… ya no lo vas a saber, porque se perdió la información oral. Puedes especular y especular pero no servirá de nada. De esas 111 personas había ancianos y niños. Los viejos tenían mucha información oral y es la que sirvió para la recostrucción de la cultura de hoy. Entonces todo lo que se sabe hoy día, es de ese grupo pequeño, que yo te los puedo nombrar los 10 integrantes que fueron los que transmitieron esa cultura oral. Y bastante es todo lo que se recuperó, siempre sabiendo que debió ser mucho más. De ahí, que aumente el misticismo e interés por la isla.

Salen muchas teorías que la gente trasmite, y creo que no debería de ser así, puedes decir esto con interrogante pero no darlo como una verdad fija.

¿Se siguen usando técnicas ancestrales en las profesiones y se siguen transmitiendo?

Bene: Sí, eso es muy interesante. Es eso como tú dices se van transmitiendo generación en generación, pero también, uno aprende muchas cosas viviendo a diario. Por ejemplo, aquí existe mucho la supervivencia y para vivir en un sitio tan lejos de todo el mundo, tienes que aprender muchas cosas para sobrevivir.

Ana: Tú puedes preguntar de que manera han logrado mantenerse ciertas prácticas, como las de pesca. Y sí, es interesante ver lo que ha quedado de la historia en lo cotidiano. Como el Umu (curanto pascuense), la forma de pescar. También van introduciendo cosas de fuera, como un arpón pero también sigue habiendo la pesca tradicional.

Bene: Sí, por eso en el Tapati (fiesta) se trata de hacer este tipo de prácticas de forma tradicional.

¿Y los niños de hoy día siguen aprendiendo este tipo de prácticas, ya sean deportes, trabajos…?

Bene: No, hoy ya están más modernizados, pero todos aprenden técnicas para sobrevivir, aprenden a cazar… Entonces yo me puedo ir, y sé que mis nietos van a poder sobrevivir.

Me parece curioso, que habiendo sólo 111 personas que el idioma y la cultura aún perdure, con toda la gente que está mudándose a la isla continuamente.

Ana: encima también tienes que pensar que esas 111 personas en 1872, empiezan a sufrir todo el periodo de colonialismo, que empieza a llegar gente de fuera. Pero si Chile hubiese traído más gente a colonizar, como 500 personas, la cultura estaría perdida. Pero como Chile no tenían muchos recursos, trajeron como 15 colonos y se aburrían, no llegaban barcos, ni gente, y no tuvieron la capacidad de adaptarse al medio ni a la situación.

Cuando llegó la educación formal todos los padres querían que sus hijos se fueran a estudiar al exterior, que se incorporaran al mundo de más allá, ya estamos hablando de ahora. En los 50-60, no les querían hablar en rapanui a los niños para que supiesen bien español y no fueran discriminados en el continente. Entonces hay como 20 años que es una pérdida cultural. Hay una generación que no sabe rapanui como lengua materna, así que, probablemente, se verá más bien en la generación que sigue, que transmitirán un rapanui que lo saben medianamente. Así, en todo lo que tiene que ver con la cultura.

Tatuajes, ¿tiene algún simbolismo?

Ana: Mira, resumiendo. El tatuaje es común en toda la Polinesia, y tiene una relación con el estatus que te va a tocar desempeñar en la sociedad. Por lo tanto, los niños se tatuaban desde los 8 años hasta los 20. ahí paraban. Así determinaba tu posición social. Esto es tradicionalmente, luego con la llegada de los misioneros se perdió totalmente porque era una practica pagana, según los curas, pero se sabe que existieron tatuajes en la época misionaria.  En los momentos que no estaban los sacerdotes aprovechaban. Pero se pierde al final, las últimas mujeres tatuadas de forma tradicional, murieron en el año 1936 y 1946. Y despúes no había nadie tatuado, a no ser que fuesen de la marina… pero no con la simbología rapanui.

En la época de los 70 comienzan unos festivales de arte en el Pacífico, que en el fondo era reunir a todas las islas en torno a una cultura común, que era la cultura polinésica. Y los rapanui van por primera vez a estos grandes festivales, en los que mostraban lo que quedaba de cultura en las islas. Y llegan de vuelta asombrados, con que aún se sigue haciendo la práctica del tatuaje en otros islas, y algunos viejos de acá habían conocido a las últimas mujeres tatuadas. Había una bibliografía sobre gente que estaba tatuada a principio de siglo en la isla. Entonces sí que se sabía que se hacía en la isla.

Entonces llega este joven que había asistido al festival, eufórico, y comienza a hacer diseños de tatuajes rapanui, y todos sienten el deseo de tatuarse. De ahí como que comenzó otra vez el boom de los tatuajes. Con tinta china y una aguja…a golpes al principio.

En el fondo hoy día se vive la recuperación de una práctica ancestral, con una práctica moderna, hoy día te lo exigen, con máquinas y toda la regla de sanidad. Y con un diseño diferente, es muy poco lo que queda del diseño original. Pero se empieza a desarrollar un diseño a partir de los dibujos ancestrales como las esculturas, petroglifos…

Para acabar te voy a decir que hacemos nosotros para mantener de alguna manera viva la cultura.

Bene esculpe, y nuestra idea es hacer de nuestra galería un pequeño museo, en donde tengamos una muestra de todas las tallas tradicionales, con una investigación de  trasfondo de lo que pudo haber significado en la antigüedad. Dejarla para la generación que viene. De alguna manera todo el mundo vive del turismo, y esculpe, esculpe para vender al turismo, pero… que pasa con la memoria y con esa memoria más sistemática que existió en la antigüedad… y con una recopilación más histórica, bueno, eso, es el objetivo que Bene va a tener como escultor.

Nosotros como editorial (Aukara). Porque nosotros, estamos a través de la editorial escribiendo para tratar de alguna manera el rescate oral. Y… con esto, ayudar también a la lengua rapanui, porque la idea es que el día de mañana todos los libros, por lo menos los libros de los niños estén en legua rapanui y que puedan ser utilizados en el colegio. ¿Te fijas? Un aporte. El colegio tiene un rol fundamental y también por ser hijos de padres mixtos, o que no tuvieron buenos informantes dentro de su familia, que tengan la posibilidad de conocer la historia, los mitos, leyendas… y puedan así conocerlo.page_1_thumb_large-min

Yo creo que eso es lo importante. La pregunta clave para mi que debe hacerse a todo rapanui hoy día es ¿qué estas haciendo tú por tu cultura hoy?.

No se trata siempre de vivir a la sombra del pasado. Esa es una tentación, muchos viven a la sombra del moai, a la sombra de “yo soy grande porque soy fruto de una gran civilización”, pero, ¿qué hago yo por esta nueva cultura?. ¿cómo construyo para esta nueva cultura. Con una fuerte identidad, pero… ¿qué construyo yo para ella?. Eso es muy importante. Es un tema en el que estamos en discusión hoy día en la comunidad, porque de repente aparece gente que ah… mi cultura es maravillosa, pero ¿de qué me estas hablando? del moai, petroglifos… pero ¿qué has hecho tú para tu cultura?.

¡¡Tienes que mantenerla!!, sino te vas a convertir en un barrio más.

Bene: por ejemplo yo, esto es un pensamiento mío. La fábrica de moais, que es un volcán, y sólo están construidos en la mitad del volcán y la otra mitad está sin construir nada. Están las piedras, y si nos pudiesen pasar esa otra mitad a los escultores de ahora y así podemos esculpir lo que nosotros sabemos de ahora. No vamos a estar pendientes del moai, y entonces construimos ese, y de aquí a 100 años va a pasar a ser antigüedad. Sería una idea maravillosa, para que los jóvenes que tienen esa habilidad puedan aprovecharlo.

Bene ¿qué le motivo a ser escultor?Descubriendo viajeros Isla de Pascua

Yo siempre veía a mi papá,  y cuando salía del colegio me sentaba al lado de él,pero así todos los días.  Y ahí de repente mi papá me dice, ¿te gusta lo que hago?. Me pasó las herramientas, no me dijo ni una cosa… de tantos días mirarlo ya sabía como usar las herramientas. Y empecé a esculpir.

Cuando hice mi primera figura, le dije,” papá, yo me siento mejor que tú”. Y él me dijo “sí, pero de un buen profesor, sale un buen alumno”. Pero eso era de niño. también lo dejé un poco porque empecé a trabajar, y me interesaba más mi trabajo, y lo dejé. Luego conocí a mi señora y ahí como que ella, me volvió a inculcar. Deje todo mi trabajo, y trabajé en la escultura, y pescando los días libres, buceo… pero no me arrepiento para nada, tome el buen camino, conocí mundo y conocí miles y miles de gente, así que fue una cosa fantástica en mi vida, super enriquecedor.

¿En qué países hay moais suyos?

Mi primera salida… era como que yo no quería salir sin conocer Chile, pero desgraciadamente salí, y mi primer viaje fue a Holanda. Es el primer moai que hice fuera.

Yo estaba jardineando acá en casa, veo un tipo rubio que entra en bicicleta, se baja, me saluda… en inglés, un inglés medio alemanado, no lo entendía muy bien. Y le dije mire, venga esta tarde, que está mi señora, que habla perfecto inglés y ahí podemos ver tu proyecto. A las 7pm, los europeos son puntuales, le invitamos a la cocina y empezamos a hablar del proyecto. Y me dice, que había hablado con muchos escultores de la isla, y cobraban una barbaridad para ir hacer el moai allí, se encontró con un amigo mío que es arqueólogo y le dijo que viniera a mi casa. Y yo le dije lo que opinaba porque yo tenía muchas intenciones en salir y mostrar mi trabajo afuera. No me interesaba que me pagase, lo único que le dije, que me diese la estadía y los tickets obviamente. El tipo no podía creer, preguntó como 3 veces si era cierto, y yo le dije lo que está diciendo Bene es. A la semana me mandó los tickets.

El vivía en la isla Texel y quería hacer una especie de hermandad, entre ella y la isla de pascua. De allí, es de donde era el primer europeo que llegó a Rapa Nui, el día del domingo de pascua, de ahí su nombre. Por eso fue el proyecto, y de ahí empece a conocer a gente, a salir… y ya un moai aquí, un moai allá… ahora el último que hicimos es el que nosotros regalamos a Japón, que lo construimos aquí y lo mandamos allí.

¿Los esculpió todos de forma tradicional?

El de Holanda es el único que hice con hachas, acababa con los dedos muy hinchados al acabar y mi amigo me pasaba una crema, y al otro día ya no tenía nada y así día tras día. Me dieron herramientas eléctricas y de todo y yo dije no, yo lo voy a hacer como lo hacía tradicionalmente, algo parecido, (Ana: también en el fondo porque nunca habías trabajo con maquinaria eléctrica y había que aprender y… haber si ibas a romper el moai).

Elena: Bueno muchísimas gracias por estos minutos que nos han dedicado. Quizás haya sido demasiada larga, pero todo nos resulta tan interesante que nos quedaríamos horas y horas escuchando cosas sobre la isla.

Para acabar si te ha gustado, subscríbete!

¿Te ha gustado Descubriendo viajeros Argentina?. Si quieres hablar de la cultura de tu país, ser entrevistado para dar a conocer tus lugares preferidos, o si tienes cualquier duda, escríbeme un comentario o ponte en contacto conmigo pinchando aquí. O simplemente si quieres saludarme, me encanta recibir mensajes vuestros y poder ir conociendo a mis seguidores 😉

Si te ha gustado esta entrevista subscríbete ya. Hay muchos post sobre diferentes culturas indígenas, historias, viajes… y recetas del mundo en el horno a puntito de salir y serás el primero en recibirlos en tu correo. De momento puedes ir leyendo sobre el PUEBLO MAPUCHE.

Subscríbete si te apasiona viajar y descubrir nuevas culturas
¡Sé el primero en enterarte de las últimas novedades, consejos, fotos, recetas y alguna que otra sorpresa!
Entra en tu email y confirma tu correo. ¡Muchas gracias, y no te arrepentirás!

Publicado por

ELENA

Aventurera, soñadora, extrovertida, con inquietud de conocer mundo, "culo inquieto" como algunos me llaman. Joven española con ganas de compartir sus vivencias con el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *